SOBRE MÍ

Nací en Zárate, Argentina, en el año 1978. Empecé a escribir a los nueve años. De chico era muy imaginativo y me pasaba creando historias. También inventaba juegos, cómics y trucos de magia. Estudié Literatura en la Universidad de Buenos Aires y luego Comercio Internacional en la Universidad Nacional de Luján. Sin embargo, mi pasión siempre fue la escritura, y nunca la dejé de lado. Publiqué los libros "Oscuridad", "Terror por Whatsapp" y "El Último Zombie", además de haber participado en la colección "Buenos Aires Fantástica" junto con otros 48 autores.

Mis historias se han hecho virales a través de blogs y redes sociales. Son utilizadas en muchas escuelas para incentivar la lectoescritura en los chicos. 

Escribo casi siempre de noche, y como soy algo supersticioso me rodeo de ciertos objetos para buscar “inspiración”: un juguete de mi infancia, un duende de cerámica o una calavera tallada en madera, que compré en una tienda de antigüedades. Sé que es una ingenuidad, pero si no tengo estos objetos cerca, siento que mis ideas escasean y ya no puedo seguir escribiendo.

 

Casi todas las historias que escribo tienen un trasfondo verídico.

Por ejemplo, “La lavadora” (aún inédito) trata sobre mi madre. Ella tenía un miedo inexplicable a meter la mano dentro del agua sucia del lavarropas; yo simplemente inventé los motivos de ese miedo y los escribí.

 

Otro relato que tiene mucho de real es “El juego de la copa” (publicado en mi página de Facebook). Una vez hice ese juego junto con amigos, y sentí que alguien primero me empujaba y luego me agarraba por debajo de la mesa.

 

En el cuento “Las escaleras al Bajo”, esas escaleras existen en mi ciudad, y siempre que bajaba para jugar al fútbol con mis amigos sentía algo raro en ese sitio. No era el único en sentir algo así, muchos creían que de verdad la escalera estaba embrujada.

En “Las primeras palabras del bebé” (publicado en el libro "Oscuridad"): tengo una perra llamado Boni, como el del relato, y mi hijo (que ahora tiene seis años) está muy apegado a ella y ambos se tienen mucho cariño. Pensé que, si Boni algún día moría, el amor por mi chico sería capaz de hacerla regresar de la muerte, y fue esa la idea disparadora que inspiró el relato.

 

Si tienen alguna consulta o duda, por favor envíen un mensaje a mi casilla de correos: maurocroche@gmail.com

Para proceder a la compra de alguno de mis libros, por favor hacé clic acá:

Mauro Croche. Fotografía: Marcelo Quintana